Consejos 6 bebidas calientes para combatir el frío y alimentar el alma

Javier Vegas Por Javier Vegas

Bajan las temperaturas mínimas, fuera hace frío, y tú acabas de volver a casa con la sensación de haber perdido algún dedo del pie por congelación. Tienes las manos heladas, y la nariz de un rojo escarlata que bien podrías ser tú el décimo reno de Papá Noel. Te abrazas al radiador, que por supuesto estará frío porque te habías dejado la calefacción apagada. ¿Qué puedes hacer para entrar en calor?

Tomarte una bebida caliente es una opción más que apetecible. En clima.com te queremos sugerir algunas de estas bebidas para entrar en calor rápidamente. Así que, sigue leyendo, y deja de frotarte las manos con tanto ímpetu. No conseguirás hacer fuego así.

Caldo casero. Beber esta maravilla de la cocina es una de las mejores maneras de aumentar tu temperatura corporal, además de aportarte nutrientes básicos para tu alimentación. Existen multitud de variantes para todos los gustos: de pollo, de verduras, de pescado, de res, caldo para sopa de tortilla... Aunque sin duda el más rico es el que hace tu madre, ese que te trae de vez en cuando, por litros y que sigue en tu congelador.

Caldo caliente

Vino caliente especiado. Que sea una bebida típica del norte de Europa (especialmente en Austria y Alemania, donde se llama Glühwein), no es ninguna casualidad. El frío invierno en estas regiones ha llevado a la gente a fabricar una bebida que calienta por duplicado: por la temperatura, y por el alcohol.

Para preparar este vino, pon en una cazuela dos ramas de canela, seis clavos (no de los de la ferretería), cuatro vainas de cardamomo, las pieles de un limón y una naranja, dos estrellas de anís, un poco de nuez moscada, 80 gramos de azúcar moreno y un chorrito de vino tinto (no hace falta que sea un Rioja). Cuando el azúcar esté disuelto, añade el resto de la botella de vino y pon todo a fuego lento durante media hora. Si te lo bebes todo, es posible que acabes cantando a la tirolesa.

Vino caliente especiado

Café caliente. Es la bebida caliente por antonomasia, y seguramente ya seas adicto a ella. Nada como sujetar una taza de café hirviendo para que tus manos entren rápidamente en calor. Beberlo cuando estás muerto de frío es todo un gusto, especialmente si le añades whisky y nata montada, convirtiéndolo en un café irlandés. Esta gente del norte sabe cómo ponerse contentos. En general, el café es una bebida social que presenta un carácter interesante y seductor, principalmente por su aroma.

Café caliente

Infusión. Hay muchas hierbas en el mercado que pueden tomarse en bebidas calientes, casi todas legales. Además de hacerte entrar en calor, favorecen la digestión, aportan gran cantidad de antioxidantes y ayudan a depurar el organismo (seguimos hablando de las legales). El té negro con limón, el té de orégano, o una infusión de manzana y canela son algunas opciones. De hecho, si introduces cualquier cosa en agua caliente, ya se convierte en una infusión. Cuidado la próxima vez que te bañes.

Té verde

Submarino. En lugar del típico vaso de leche con chocolate, en Argentina y Uruguay se toman esta original bebida que hará las delicias de pequeños y mayores. Se trata de introducir una barra de chocolate (o unas cuantas onzas) en un vaso de leche caliente, e ir removiendo luego con una cuchara hasta que se disuelva por completo. La leche quedará con burbujas en la superficie, y tu lengua con un par de quemaduras de tercer grado. Por las ansias.

Submarino

Ron caliente. Es una bebida que se consume en Estados Unidos principalmente. Para su elaboración se usa un trozo de mantequilla sin sal, un poco de ron, agua caliente y azúcar al gusto. Esta bebida se prepara en una taza en donde se coloca el agua con el azúcar previamente disuelto, el ron y la mantequilla. Se puede espolvorear un poco de nuez moscada o canela. Esa original bebida fue usada por la marina británica con el fin de reducir el consumo de Ron y mantener caliente y despiertas a sus tropas durante la batalla, convirtiéndose así en la bebida favorita de los marineros británicos.

Foto: thebar.com.mx

Una cosa está clara: lel invierno está hecho para  hacer dieta. Y menos aún los más golosos que se enfrentan a la tentación del chocolate caliente, una de las bebidas tradicionales preferidas para la merienda. Es imperdobable no tomar una taza de chocolate con conchas, churros, pan de yema, tamales, entre otros alimentos, aún más cuando se acercan las Navidades y el día de Reyes. A mediados de enero ya miraremos la báscula...