Actualidad ¡El calor a patadas! Cómo el cambio climático afecta la Copa Mundial 2022

Irene Sans Por Irene Sans

Desde 1930, cuando se jugó por primera vez la Copa del Mundo, las temperaturas globales han cambiado… ¡y mucho! Estos cambios no solo ponen las copas en riesgo, también la vida de quienes juegan, construyen los estadios, trabajadores y hasta fanáticos.

VIDEO. ¿POR QUÉ CUANDO LA HUMEDAD ES ALTA TENEMOS MÁS CALOR?



Empezando por la Copa Mundial 2022 en Catar, que tuvo que ser pospuesta para noviembre/diciembre porque esta sede tiene un calor muy peligroso en el verano que es cuando se juega los mundiales, es casi diciembre y esta zona está experimentando unos de los calores húmedos más extremos del planeta.

Toda la humedad del Golfo Pérsico hace que esta región se convierta en un lugar con alto calor húmedo que puede ser mortal.

Franjas de temperaturas en Catar.

No solamente las temperaturas han aumentado, con más altos niveles de humedad la situación se vuelve insoportable. Cuando hace mucho calor nuestro cuerpo reacciona sudando, para así poder enfriarse.

Las temperaturas en Catar, como las del resto del mundo, han aumentado drásticamente desde finales del último siglo.

Cuando la humedad relativa está por encima del 60%, el sudor le cuesta más evaporarse, lo que inhibe al cuerpo a enfriarse. Aquí es cuando el cuerpo comienza a sufrir problemas serios que pueden ser desde un agotamiento por calor hasta hipertermia, insolación, deshidratación, etc. Estos últimos pueden ser mortales.

Agotamiento por calor vs insolación. Fuente: NOAA

Durante la competición, los jugadores son los que están más en riesgo. Los atletas tienen más riesgo de sufrir enfermedades asociadas al calor porque el cuerpo produce de 15 a 20 veces más calor durante el ejercicio. Sudando, dando lo mejor de ellos para ganar. Si vienen de países donde la humedad no es tan extrema son afectados significativamente trayéndole más problemas.

Después están los espectadores. Se estima que han llegado más de un millón de fanáticos de todas partes del mundo a Catar para la Copa Mundial del 2022. Aunque no estén ejercitándose como los jugadores, gran parte de estos aficionados llegan de lugares más fríos y sin tanta humedad. Simplemente no están aclimatados con estas condiciones. Los niños, personas mayores y aquellos con problemas de salud son los que están más expuestos a sufrir del calor.

Pero antes de que llegaran los jugadores y fanáticos, los que más han sido afectados por el calor intenso han sido los miles de trabajadores que hicieron que la sede estuviese apta para los juegos. Desde la construcción de estadios hasta los edificios de alojamiento, aquellos que trabajaron largas horas al aire libre, expuestos directamente al calor extremo del verano y niveles de humedad invivibles.

En los últimos años un estudio reciente de la Organización Internacional de Trabajo de la ONU indicó que en Catar los trabajadores al aire libre experimentan estrés por calor ocupacional por lo menos cuatro meses al año. Se sabe que la tasa de mortalidad de trabajadores extranjeros aumentó en Catar durante los últimos años previos a la Copa Mundial.

¿Qué se puede hacer?

Se pueden reprogramar las competencias para meses con menos calor. Esto fue lo que se hizo con Catar. Si la copa se hubiese celebrado en el verano, jugadores, fanáticos y trabajadores habrían experimentado entre un 50 % y 70 % más horas de calor intenso y entre un 15% y 23% más horas de calor extremo. Lo que hubiese aumentado las mortalidades por calor significativamente.

Se pueden poner más reglas para proteger a los trabajadores, fanáticos y atletas. Por ejemplo el Comité Olímpico International tiene su set de reglas para proteger a los atletas del calor. Las Naciones Unidas tienen reglas para proteger a los trabajadores. Estas reglas se tienen que seguir ajustando.

Vista de Doha, Catar

En el 2014, por primera, la FIFA introdujo los descansos para tomar agua y refrescarse alrededor de los minutos 30 y 75 de los partidos cuando hay mucho calor. Hay entidades que buscan pautar más pausas para refrescarse e hidratarse.

Los jugadores de algunos equipos también pueden tomar la opción de viajar a zonas con climas parecidos para entrenar y aclimatarse, pero esto deja a los fanáticos y trabajadores todavía en riesgo ya que ellos no tienen esta opción.

Por último, los organizadores y sedes optan más seguido por tener aire acondicionado en los estadios y de tener sobras para reducir la exposición al calor y sol. Manteniendo a los fanáticos y jugadores más cómodos y seguros.