Actualidad El río Paraná registra su peor bajante en 77 años

Javier Vegas Por Javier Vegas

La peor situación hídrica desde 1944 ha obligado a limitar el uso de agua en 7 provincias argentinas.

VIDEO. ASÍ BAJA EL RÍO PARANÁ POR ARGENTINA



En los últimas días se está registrando la peor situación hídrica detectada desde 1944 en el entorno del río Paraná, obligando a limitar el consumo de agua en 7 provincias: Misiones, Corrientes, Formosa, Chaco, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires.

Durante el fin de semana, el río Paraná ha registrado un nuevo descenso en el caudal de 13 centímetros, por lo que se mantiene actualmente con un altura de -33 centímetros (debajo del nivel del mar). Estos datos reflejan que estamos ante la peor situación hídrica detectada desde 1944. 


Ante esta situación el Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (SINAGIR) se ha visto obligado a pedir a la población que limiten el consumo de agua y que se almacene en la medida que sea posible el agua de lluvia para regar.

MÁS: COMO CAPTURAR AGUA DE LA NIEBLA PARA ABASTECER AGUA CONTRA LA SEQUÍA

El caudal actual está muy lejos de su nivel de aguas bajas (2,30 metros) y de su altura promedio en julio (3,10 metros) en Paraná; y ya se ha batido el récord de 1971 (0,50 metros), las de 2020 y 1970 (0 metros). De hecho, tenemos que ir a 1944 para ver unos datos similares.


Las autoridades alertan de que esta situación va para largo y aseguran que en los próximos tres meses continuará bajando el nivel hasta una situación "crítica".

La importancia del río Paraná en Argentina

El Paraná nace en el sur de Brasil y su paso por Argentina recorre la provincia de Misiones hasta Buenos Aires para posteriormente desembocar en el Atlántico Sur.


Por este río se mueven el 80% de las exportaciones agrarias argentinas y de donde procede el agua potable de numerosas poblaciones. Desde Bolsa de Comercio de Rosario calculan que esta situación ha costado al sector exportador de granos del país una pérdida de unos 315 millones de dólares en apenas medio año.

MÁS. LA SEQUÍA PODRÍA CAMBIAR EL SABOR DEL AGUA