Actualidad Proponen aprovechar el sargazo de las playas de México

Javier Vegas Por Javier Vegas

La marea de algas tóxicas, también conocidas como sargazo, amenazan las playas de México. Sin embargo, se podría utilizar para estos productos.

VIDEO. ALGAS TÓXICAS EN LAS PLAYAS DE FLORIDA Y MÉXICO

En las últimas semanas las playas de Florida y México están en alerta por una marea de algas tóxicas. Esta sustancia de color rojo conocido como sargazo ha transformado las aguas cristalinas y paradisíacas en un mar de algas, algo que está afectando al turismo de zonas como Punta Cana, Florida o Riviera Maya.

Como el mal ya está hecho, científicos mexicanos buscan ahora cómo aprovechar esas macroalgas que pueden ser utilizadas en la fabricación de cremas, detergentes o maquillaje. Desde la Universidad Politécnica de Quintana Roo aseguran que "el sargazo no es tan malo, y puede aportar a las economías costeras un incremento de ingresos a través del bioplástico".

Por su parte, la Facultad de Ciencias de la UNAM afirma que del sargazo se puede extraer ácido algínico, un agente que puede usarse en la industria alimentaria como espesante y emulsionante.

El sargazo de las playas de México se podría utilizar en la industria farmacéutica

Actualmente estas algas son usadas para las industrias alimentaria y farmacéutica, si bien necesitaría una adaptación al tratarse de una especie de sargazo diferente. Aún con todo, los expertos aseguran que se requiere de una colaboración internacional para crear un modelo de aprovechamiento adecuado.

VER MÁS: LA AMENAZA DE LAS COLILLAS EN LAS PLAYAS

Algunos países como Dinamarca o Estados Unidos ya han desarrollado un sistema para tratar el sargazo, y es que han visto que la alga tiene un gran potencial para crear productos sostenibles con los ecosistemas y el medio ambiente.

La llegada de estas algas se cree que es consecuencia directa del cambio climático y aumento de las temperaturas a nivel global, por lo que se espera que el fenómeno sea recurrente en la próxima década.

VER MÁS. LA PISCINA DE LA MUERTE. ¿TE ATREVERÍAS A BAÑARTE?