¿Sabías que...? Fenómenos astronómicos del otoño más curiosos

El otoño 2019 ya está aquí, y como en cada estación te contamos los fenómenos astronómicos más destacados.

VIDEO. ¿CUÁNDO ES EL EQUINOCCIO DE OTOÑO 2019?

 

 

Final de septiembre y arranque de octubre

En los próximos tres meses nos encontraremos un poco de todo. Desde grandes oportunidades para observar el firmamento, a lluvias de estrellas que, sin ser tan espectaculares como las más populares, nos brindarán una buena excusa para observar el cielo.

En la jornada del 25 de septiembre, podremos observar una conjunción entre la Luna y el cúmulo abierto del Pesebre, que será visible con la ayuda de unos prismáticos astronómicos.

En la madrugada del viernes 27 al 28 de septiembre, podremos observar la lluvia de estrellas de las Sextántidas diurnas. Es una lluvia de estrellas muy modesta, produciendo un máximo de 5 meteoros por hora.

El 28 de septiembre, la Luna entrará en fase de luna nueva, desapareciendo del firmamento unos días. Serán buenas jornadas para observar los objetos más tenues del espacio.

El 2 de octubre, podremos ver la galaxia de Andrómeda en todo su esplendor. Necesitaremos unos prismáticos astronómicos, pero será una buena oportunidad para observar la galaxia grande más cercana a la Vía Láctea. Y la jornada siguiente, el 3 de octubre, tendremos una conjunción entre la Luna y Júpiter, observable a simple vista.

Primera quincena de octubre

El 5 de octubre, sábado, la Luna entrará en fase de cuarto creciente. Serán buenas jornadas para observar la superficie del satélite, ya que en estas fechas las sombras proyectadas son más largas. Además, estará en conjunción, en esa misma jornada, con Saturno.

En la noche del jueves 10 al viernes 11, se producirá el pico de actividad de la lluvia de estrellas de las Táuridas del Sur. Es, de nuevo, una lluvia menor, que puede dejarnos hasta 5 meteoros por hora.

El 11 de octubre tendrá lugar el pico de actividad de las Delta Aurígidas, otra lluvia de estrellas muy menor, con un máximo de 5 meteoros por hora, pero que podría ser un buen acompañamiento para una jornada de observación del espacio profundo.

El domingo 13 tendremos nuestra primera cita con una luna llena en otoño. Es popularmente conocida como la luna del cazador, que sucede después de la luna de la cosecha (que este año tuvo lugar en septiembre). Su nombre se debe a que estas eran las mejores fechas para la caza de diferentes presas.

El martes 15 de octubre, con la ayuda de unos prismáticos astronómicos, tendremos una buena oportunidad para observar la galaxia del Triángulo. Ubicada a 3 millones de años-luz, es la tercera galaxia más grande del Grupo Local, del que también forman parte la Vía Láctea, Andrómeda y una legión de galaxias enanas.

En la noche del 18 al 19 de octubre, se producirá el pico de actividad de las Épsilon Gemínidas. Una lluvia de estrellas menor, con un pico de actividad de 5 meteoros por hora.

Segunda quincena de octubre y primeros días de noviembre

El lunes, 21 de octubre, la Luna entrará en fase de cuarto menguante. Esa misma jornada, además, tendrá lugar el pico de actividad de las Oriónidas. Una lluvia de estrellas que puede llegar a producir hasta 15 meteoros por hora.

Ese mismo día, el martes 22, se producirá otra conjunción entre la Luna y el Pesebre. Ya el sábado 26 de octubre, podremos observar, con unos prismáticos astronómicos, el cúmulo abierto NGC 869, formado por estrellas muy jóvenes. El domingo 27 de octubre, de nuevo con la ayuda de prismáticos astronómicos, podremos observar el cúmulo abierto NGC 884, que será visible durante toda la noche.

El lunes 28, la luna entrará en fase de luna nueva, desapareciendo del firmamento durante unas jornadas. Y no dejaremos de lado nuestros prismáticos astronómicos, porque en esa misma jornada, Urano será muy fácil de observar.

El 31 de octubre, podremos ver una bonita conjunción de la Luna, apenas iluminada, con Júpiter. Será visible en las primeras horas tras el atardecer.

El sábado, 2 de noviembre, nos llevará a presenciar otra conjunción que será muy llamativa. La Luna y Saturno parecerán estar muy cerca en el firmamento y podremos verlos poco después del atardecer. El lunes, 4 de noviembre, la Luna entrará en fase de cuarto creciente.

El 11 de noviembre se producirá una de las citas más destacadas del otoño: el tránsito de Mercurio. El planeta más cercano al Sol pasará por delante de nuestra estrella. La última vez que sucedió fue en 2016, y no se repetirá de nuevo hasta 2032.

El tránsito de Mercurio y segunda mitad de noviembre

En nuestro caso, el tránsito de Mercurio coincidirá aproximadamente con el atardecer del lunes 11 de noviembre. La observación de este evento es muy complicada.

Por un lado, es necesario disponer de algo que nos permita amplificar el tamaño del Sol y de Mercurio. Por ello, tendremos que recurrir a unos prismáticos astronómicos o a un telescopio.

Y, además, a un filtro solar adecuado para nuestra herramienta. Mirar al Sol directamente, sin filtro alguno, aunque solo sea por unos segundos, puede causar ceguera permanente e irreversible. Es aún más peligroso si se hace a través de un telescopio.

El tránsito de Mercurio coincidirá aproximadamente con el atardecer del lunes 11 de noviembre

El martes, 12 de noviembre, la Luna entrará en fase de luna llena, siendo visible durante toda la noche. En la cultura popular, es conocida como la luna del castor, por ser esta la época del año en la que se colocaban trampas para cazarlos. Algo que permitía asegurar, a las diferentes tribus, que tuviesen pieles para abrigarse y enfrentarse al inminente invierno.

Esa misma jornada, en la madrugada del 12 al 13 de noviembre, se producirá el pico de actividad de las Táuridas del norte. Una lluvia de estrellas menor, que nos dejará hasta 5 meteoros por hora.

VER MÁS. CALENDARIO DE FENÓMENOS ASTRONÓMICOS 2019

En la madrugada del 17 al 18 de noviembre, tendremos el pico de actividad de las Leónidas. Es una lluvia de estrellas especialmente favorable para observar en las horas previas al amanecer. El pico de actividad que se espera en esta ocasión es de 15 meteoros por hora.

En la noche del 18 de noviembre, además, tendremos otra oportunidad de ver la Luna y el Pesebre en conjunción, con la ayuda de unos prismáticos astronómicos. El 19 de noviembre, nuestro satélite entrará en fase de cuarto menguante. Una semana después, el 26 de noviembre, en fase de luna nueva.

Últimos días de noviembre y primera mitad de diciembre

El miércoles 27 de noviembre, justo antes del amanecer, podremos observar a Mercurio en el firmamento. Aunque, para ello, necesitaremos un horizonte lo más despejado posible, ya que no será una observación sencilla por su cercanía al mismo.

El viernes 29 de noviembre, ya en la recta final del mes, tendremos una conjunción entre la Luna y Saturno. Nuestro satélite, de nuevo, estará apenas iluminado, dejándonos una imagen muy bonita.

Ya en diciembre, el miércoles 4, nuestro satélite entrará en fase de cuarto creciente, siendo visible en las horas posteriores al atardecer. El sábado 7, además, podremos disfrutar de la primera lluvia de estrellas de diciembre. Se producirá el pico de actividad de las Púpidas-Vélidas. Aunque no es la más activa, podría dejarnos hasta 10 meteoros por hora.

El jueves, 12 de diciembre, tendremos la última cita con la luna llena en otoño. Es popularmente conocida como la luna fría, por ser esta la época del año con las noches más frías y largas.

Pero la gran cita de diciembre, sin duda, será el pico de actividad de la lluvia de las Gemínidas, una de las más espectaculares del año. En esta ocasión, además, se producirá en la madrugada del sábado 14 al domingo 15. Nos dejará hasta 120 meteoros por hora, y es una de las mejores oportunidades del año para poder observar una lluvia de estrellas.

El domingo 15, además, podremos observar, con ayuda de unos prismáticos astronómicos, una conjunción de la Luna y el Pesebre, así como el cúmulo abierto NGC 1981.

Últimos días de diciembre, previo al solsticio de invierno

El jueves, 19 de diciembre, nuestro satélite entrará en la fase de cuarto menguante. Será la última ocasión en la que lo haga en 2019, ya que la próxima tendrá lugar ya en enero de 2020.

El viernes 20 de diciembre, también, se producirá el pico de actividad de las Leonis Minóridas, una lluvia de estrellas muy menor, de apenas 5 meteoros por hora. Será nuestra última cita del otoño. Porque, finalmente, el 22 de diciembre tendrá lugar el solsticio de invierno, marcando el final del otoño.

Los últimos días de diciembre también nos dejarán algunas citas interesantes, incluso fuera de nuestro país. Por ejemplo, el 26 de diciembre, se producirá un eclipse anular de Sol (el disco del Sol no está completamente tapado por el de la Luna), que será visible principalmente en Australia.

Pero eso ya será algo de lo que hablar cuando llegue el invierno. De momento, toca darle la bienvenida al otoño, a su inestabilidad y a noches cada vez más largas. ¡Esperamos que disfrutes de los próximos meses!

VIDEO. ¿POR QUÉ CAMBIAN LAS HOJAS DE COLOR EN OTOÑO?


Ahora en tu posición

  • Calidad del Aire (ICA)

Sensación
Max Min
Sin posición

Sin posición

Activa tu posición desde el área de preferencias en tu navegador y podrás conocer el resumen meteorológico allá donde vayas.

Sin posición

Se ha producido un error al detectar tu geolocalización



El tiempo en tu web

Agrega de modo sencillo y gratuito el pronóstico meteorológico a tu web.

Personalizar